La web del suelo pélvico

Fortalece tu suelo pélvico

Vamos a tratar de arrojar algo de luz acerca de esta, tan comentada y a la vez tan desconocida, parte de nuestra anatomía. Normalmente nos acordamos de nuestro suelo pélvico cuando necesitamos fortalecerlo.


Aquí vas encontrar información concisa acerca de donde está tu suelo pélvico, como localizarlo fácilmente y su importancia, así como información acerca de cómo fortalecerlo. También mostraremos los trucos para acelerar la forma de fortalecer el suelo pélvico más allá de los ejercicios.

Saltar al contenido principal

Localiza tu suelo pélvico de manera fácil.

Para muchas mujeres el suelo pélvico es un gran desconocido y sin embargo, es muy importante para disfrutar de una buena calidad de vida.

Esta zona lo componen músculos, nervios y ligamentos que sostienen los órganos pélvicos en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Si esta musculatura está debilitada, se verá afectado nuestro bienestar físico y psíquico.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos, pertenecientes al core, que cierran el abdomen en su parte inferior a modo de hamaca.

¿De qué se compone?

Esta formado por un complejo entramado de músculos de los cuales, el más importante es el elevador del ano (puborectal, iliococcígeo y pubococcíego).

A través de este suelo, se abren paso los diferente conductos digestivos y uro-genitales a través de los cuales llevaremos a cabo los distintas funciones fisiológicas.

En esta parte de nuestra anatomía, se encuentra el hueso sacro donde acaba la columna vertebral, y en el otro extremo el pubis.

El suelo pélvico une estos dos extremos pero para que funcione correctamente debe estar tenso y tonificado, ya que un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, prolapsos, disfunciones sexuales o dolor lumbar.

Para que funcione correctamente debe estar tenso y tonificado.

La debilitación del mismo, está favorecida por varios factores entre los que cabe destacar:

    • Los constantes cambios hormonales y fisiológicos durante el embarazo y el post parto.
    • La práctica de determinados deportes.

Las señales de la debilidad de dicho tejido conjuntivo son varices, hemorroides o estrías del embarazo muy marcadas.

Por ello, es recomendable la realización de un programa de rehabilitación del mismo al más mínimo síntoma o incluso unicamente como prevención.

La forma más fácil de localizarlos es hacer una contracción como cuando estás orinando y quieres detener la micción o la defecación sintiendo una ligera tensión a la vez que una elevación en el periné.